El síndrome del disfraz de Halloween

Desde que tengo uso de memoria me ha gustado preparar mis propios disfraces de halloween, lo que resulta bastante conveniente al notar un ligero patrón que denominaré “El síndrome del disfraz de Halloween”. Este consiste (de forma similar a las armaduras) en la ligera diferencia que suele tomar lugar entre los modelos masculinos y femeninos.

Veamos algunos ejemplos para dejar en claro qué es a lo que me refiero:

¿Qué les parece? No tengo nada en contra de usar el disfraz que más cómodo le parezca a cada una, pero personalmente mi concepto de “comodidad” se aleja bastante de cualquiera de los modelitos femeninos de arriba.

Pueden encontrar más ejemplos, con mayores o menores grados de ridiculez, en Fucknosexisthalloweencostumes.tumblr.com/ 

Acerca de Cachito

Merc with a Twitter. Cachito para los amigos, frecuentemente también usado como adjetivo. Trato de hablar de juegos pero a veces me distraigo. Propensa a la hiperactividad por azúcar. En mi trabajo de día hago ilustración, animación e interfaces para títulos móviles.

Comments

  1. says

    completamente de acuerdo! es verdad que es agradable ver un poco más de piel, pero hay veces que esto llega hasta el ridículo (además de ser horrendamente poco balanceado).

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>