Indie Game: The Movie – La historia de Team Meat

La profesión de una persona es muchas veces, una enorme porción de su identidad, una carta de presentación que nos define y nos identifica entre los demás. Es el grupo de habilidades en las que proyectamos nuestro orgullo e inseguridades, especialmente si se trata de una actividad ligada a las artes. Esto es lo que desarrolla el esperado documental Indie Game: The Movie, engendrado años atrás por la comunidad de kickstarter y estrenado de forma global el pasado miércoles 13 de junio, narrando la historia de Jonathan Blow, Polytron y Team Meat y sus respectivos proyectos, hitos y el impacto de de convertir sus propias experiencias y debilidades en sus carreras.

Si bien Indie Game narra magistralmente las 3 historias de forma paralela, hoy partimos por compartir con ustedes las crónicas de Team Meat al borde del lanzamiento en el año 2010 de su primer gran título para Xbox Live: Super Meat Boy. No es ninguna sorpresa a estas alturas conocer acerca del éxito que el juego logró cosechar, sin embargo hace 2 años el artista Edmund Mcmillen, y programador Tommy Refenes pagaban el premio de realizar un proyecto nacido como un flashback a su adolescencia.

Meat Boy nació como el protagonista de un pequeño prototipo creado en flash para el portal de NewGrounds con un éxito bastante considerable que le valió a su diseñador, McMillen, el patrocinio de Microsoft con promesas de un lanzamiento para XBLA y una horda de fanáticos a la espera del que prometía ser el titulo de plataforma más ridículamente desafiante lanzado desde la época de las generaciones más tempranas de Metroid o Marios Bros.

Y tanto Edmund como Tommy concordaron en basar la entrega en lo las versiones de ambos a la edad de 13 años, hubieran convertido en su obsesión electrónica predilecta: La historia de un hombre sin piel que lucha por recuperar de las garras del desquiciado Doctor Fetus (Un jarro vestido con monóculo, elegante traje y sombrero de copa conteniendo un bebé no-nato) a su novia construida enteramente de parches curitas y una cinta en su inexistente cabello, Bandage Girl.

“Nos salimos con la nuestra en muchas cosas: Podemos que Dr. Fetus muestre el dedo, ya que solamente tiene tres, así que técnicamente no es su dedo corazón” es una de las miles de pequeñas fechorías que Tommy Refenes admite orgulloso haber incluido en su obra, al igual que un sinnúmero de parodias a Bubble Bobble, Street Fighter, Super Mario e incluso jugar unas cuantas bromas a su audencia.

Desde el primer momento la pasión del programador por su tarea, su elección profesional independiente y por Super Meat Boy es avasalladora hasta el extremo: “Estoy determinado a hacer videojuegos. Y hago videojuegos porque puedo (…) Un videojuegos es la manera más efectiva en la que puedo expresarme a mí mismo”. Y después de dos años de desarrollo, 4 horas de sueño al día, dos semanas de plazo y la economía familiar dependiendo de sus decisiones, realmente se necesita determinación y cariño para seguir trabajando en lo que el mismo define ver a esas alturas como “un programa lleno de buggs que necesito arreglar”.

La historia de Refenes sea posiblemente una de las más emocionantes del documental, ya que ha escogido dejar de lado cualquier posibilidad de una vida amorosa o social y de estabilidad económica y anímica por llevar un sueño hacia adelante.

“La parte más difícil del éxito es encontrar personas que estén felices por tí”, dice mencionando su fuerte deseo por darles de regalo a sus padres el pago de la deuda de su casa.

Por otro lado, Edmund Mcmillen narra las crónicas de su infancia invertida entre los videojuegos y la inusual tendencia de llenar montañas de hojas de papel de todo tipo de monstruos, sobre la cuál las opiniones se debatían entre catalogarlo como “artista” y “un niño con inestabilidad mental”.

Finalmente las aficiones de sus primeros años lo llevaron a convertirse en diseñador y artista de una sorprendente cantidad de 25 títulos independientes en 10 años (Incluyendo el diseño de personajes de Tim, protagonista de Braid, otro de los títulos presentes en el documental): “Mi carrera completa se ha tratado de mi tratando de encontrar nuevas maneras de comunicarme con las personas, porque quiero comunicarme con ellas desesperadamente, pero no quiero la interacción de tener que hacer amigos y hablar con ellos porque probablemente no me agradarían”.

Aether fue una de las entregas predecesoras a Super Meat Boy por parte de McMillen inspirada en su solitaria infancia. Sin embargo, a diferencia de Tommy, el filme también nos cuenta la historia de Edmund en torno a la relación con su esposa Danielle desde su propuesta de matrimonio hasta las dificultades de convivir con un desarrollador independiente capaz de compartirlo todo, menos su tiempo: “Realmente estaba muy preocupado de que Tommy o yo muriéramos en el proceso de llevar esto a cabo”.

Finalmente, luego del parto del lanzamiento y la presión de Microsoft por cumplir con una estricta fecha límite, sabemos que el resto es historia: Vemos las reacciones y sobre-reacciones de ambos compañeros ante las sorprendentemente positivas críticas de los medios respecto al producto terminado y la emoción de conectarse con la impaciente audiencia a través de Meat Boy, llegando a vender la sorprendente cantidad de veinte mil copias del juego durante el primer día en la tienda en línea de Xbox.

De más está decir que Tommy cumplió el sueño de agradecerles a sus padres por su poyo incondicional poniéndo una cinta de regalo sobre su propia casa. Actualmente vive en un nuevo departamento y después de regalarle a su familia también un automóvil, retomó sus vida amorosa abandonada por más de siete años.

Edmund por su lado declaró extremadamente emocionado que “Sé acerca un niño que se quedó despierto toda la noche esperando que el juego saliera y no fue a clases al día siguiente porque no podía dejar de jugarlo. Y excede mis experiencias al poder hacer algo que impacte a este niño incluso creativamente y le haga decir: ‘Sé que hay dos tipos que hicieron esto, quizás yo puedo hacer algo así también'”.

Super Meat Boy ha vendido más de un millón de copias a través de Xbox y Steam hasta la fecha.

En una nota más humorística después de haber pasado por lo que Edmund denomina la “depresión post-parto” luego del lanzamiento del proyecto, pueden encontrar la versión del filme con los comentarios agregados de Team Meat que no escatiman es bullying en todas las direcciones posibles.

En mi caso, Indie Game: The Movie provocó el extremadamente inusual impacto que logran solo algunas obras en cada quién que convierten en una tarea extremadamente difícil seguir viendo nuestras metas de la misma manera. Además de compartir la misma profesión, tengo la desafortunada tendencia de ignorar y sentirme erradamente incomodada por la vida personal de aquellos a quienes admiro como profesionales, por lo que al permitirme ver sus vulnerabilidades y espacios y momentos íntimos frente a la cámara, me otorgaron la capacidad de ver con toda claridad la medida en la que tu pasión puede afectar tu vida e identidad.

A todos aquellos quienes se desempeñan o simplemente disfrutan en cualquier tipo de arte, sin importar que se relacione o no con los videojuegos, tanto como a los jugadores de todo tipo, les recomiendo encarecidamente que vean este documental sin falta.

En esta ocasión, para que vean que realmente me apasiona mucho el filme, les dejaré una lista de links útiles para que puedan seguir investigando y deleitándose con Indie Game:

Indie Game: The Movie – en Steam

Indie Game: The Movie – en iTunes

Indie Game: The Movie – Sitio Oficial

Y respecto a las palabras de McMillen, les cuento que se hicieron realidad. Hace un par de días leí esta increíble columna escrita por el responsable de un fantástico fan art incluido en la película y la historia de como el ser parte de esta, lo ha inspirado para entrar a la industria del entretenimiento.

- No se pierdan el especial de IGTM: Jonathan Blow e IGTM: Phil Fish :)

Acerca de Cachito

Merc with a Twitter. Cachito para los amigos, frecuentemente también usado como adjetivo. Trato de hablar de juegos pero a veces me distraigo. Propensa a la hiperactividad por azúcar. En mi trabajo de día hago ilustración, animación e interfaces para títulos móviles.

Comments

  1. says

    Sin duda no me aburro de verla, para mi marca un poco un hito este docu, no por que me convierta en un mejor desarrollador, pero si para que la gente que es de fuera del mundo vea como es la vida de nosotros, lo que nos cuesta y lo que sacrificamos por trabajar en esta industria todo por dar a conocer lo que hacemos y llegar de manera positiva a las otras personas mediante un juego, algo tan simple y tan complejo a la vez

    espero que puedan ver el docu, lo recomiendo profundamente

  2. Abdeel says

    La historia de Edmund y Tommy realmente me llegó, unos tipos que de la nada procuraron seguir sus sueños, para realizarlos completamente es de verdad una historia conmovedora, son una verdadera inspiración y un ejemplo de no rendirse ante anda, una joya de documental.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>