Por qué borrar comentarios negativos no es una buena idea

No importa si somos una compañía o un individuo curioseando en la web. No importa si nuestra vida completa está en Twitter o Youtube. Si sólo entramos por fines profesionales o si hemos vivido nuestra vida con nada más que una triste y casi vacía cuenta de Facebook; las redes sociales son en gran medida una vitrina que otorga a los demás el derecho a opinar sobre la información personal que ponemos  en sus manos, lo que tiende a engendrar al ocasional, pero sin duda infaltable, troll.

A nadie le es agradable la escena de levantarse medio despeinado por la mañana, revisar sus sitios antes siquiera de que esté listo su té matutino y encontrarse con un pergamino interminable de insultos gratuitos que varían desde lo ridículo hasta lo sencillamente ofensivo, así que ¿por qué les estoy aconsejando aguantar esos comentarios?

Si no lo han hecho ya, partamos por hacer el experimento de buscar nuestro propio nombre en Google. Ya sea que nos dediquemos o no a alguna actividad relacionada con el mundo digital, los resultados son lo que probablemente hayan visto o vean nuestros futuros jefes al investigar quiénes somos. En caso de que efectivamente nuestra área se relacione con la tecnología, nuestra cara en la web cobra doble importancia, es el lugar donde se nos abre una ventana para mostrar nuestro trabajo, pero también refleja las expectativas de nuestro desempeño laboral. En resumen, es nuestro rostro profesional.

Ya sean incoherentes o malintencionados, al borrar comentarios negativos, estamos censurando parte del feedback que los demás tienen sobre nosotros, la misma situación aplicada a una empresa o institución es de lo que normalmente nos quejamos como coartar los derechos a la libre expresión.

Pero nadie nos obliga a lidiar con todo esto, mantener cuidadas las opciones de seguridad de quién y a cuánta de nuestra información tiene acceso cada persona es nuestra responsabilidad, puede que una mayor apertura en algunos casos signifique más exposición para nuestro trabajo, pero también tiende a significar más exposición para todo el resto de nuestros datos. Aquí es cuando toma importancia recordar que lo que posteamos es siempre nuestra responsabilidad, si trabajas de manera independiente, por ejemplo, no es necesario postear tu dirección o teléfono personal si confias en que tus clientes  pueden contactarse contigo siempre por mail, tampoco es necesario prestar información personal cuando tienes la posibilidad de abrir un sitio sólo para tus servicios profesionales, sin embargo es útil para que tus empleadores conozcan con quién trabajan de manera más transparente. Elegir la mejor opción para mantener un buen equilibrio depende de cada persona, sólo recuerden siempre que aquello que posteamos, no lo podemos obtener de vuelta.

Si consideras necesario, o simplemente te agrada mantenerte al día por medio de la red, recuerda que no es estrictamente necesario dejar abiertas las cuentas de cada red social creada por la raza humana. Se responsable (y de paso ahorra espacio) manteniendo un registro de tus sitios y borrándolos cuando sientas que ya no te representan, causan más daño que ayuda o simplemente no es necesario seguir teniéndolos. Por otro lado, actualiza y cuida frecuentemente el mantenimiento de aquellos que sí te traen un beneficio.

Todos tuvimos ese extraño fotolog de adolescencia, pero responder a todo nuestros comentarios y mantener nuestra información actualizada en internet, refleja transparencia ante posibles empleadores y les ayuda a conocer mejor tu trabajo y tu carácter. Ojo que no es necesario pensar permanentemente en la faceta seria que buscas representar ante ellos, las redes sociales que utilizan siguen siendo tuyas, por lo que también respecta al lector independiente de por qué te busca, comprender que eres más que tu cara profesional.

Ármate de paciencia, respecto a esos comentarios poco agradables y tómalos como una oportunidad de mostrar tu capacidad de tomarte las cosas con humor y entregar información útil en el proceso.

Foto por Thamer Al-Tassan

Artículos Relacionados

3 Comments

  • PIPESAN says:

    ARTISTA DE VIDEOJUEGOS… DIOS MIO LLEVATELA POR FAVOR

  • Leonardo says:

    Me parece que nadie debe aceptar los insultos (ridiculos u ofensivos) o el maltrato de las demas personas. Ni por internet ni en persona, creo que aguantar este tipo de cosas mas alla de evitar la “censura” evita el “autorespeto”. Si uno no se respeta a si mismo, las demas personas tampoco nos respetaran.

    Ahora, el internet creo yo, NO ES UNA DEMOCRACIA, y tenemos el pleno derecho de borrar los insultos, criticas, opiniones o comentarios de cualquier persona en NUESTROS PROPIOS FOROS DE EXPRESION. En mi blog, en mi muro de facebook, o en mi timeline de twitter puedo sin problemas borrar lo que los demas digan o hagan. Es parte de la neutralidad de la red.

    Es como si alguien quisiera meterse a tu casa a insultarte o criticarte. Puedes aceptar una critica, pero no en insulto, EN TU PROPIA CASA!! Sinembargo cualquiera puede desde su casa, insultar o criticar.

    Espero darme a entender.

  • I was incredibly to find this website. I wanted to thanks a lot for this great read!! I definitely enjoying every little bit of it and I have you bookmarked to look at new stuff you post.

Leave a Reply

Your email address will not be published.